EL CORREO GALLEGO: ‘Progres’ que impulsan la censura

Ufff, estos pablistas del sector mareante resultan cada vez más agotadores. Terriblemente pesados y cansinos. Su principal problema es que creen haber alcanzado la perfección -se consideran, de hecho, los únicos guays del universo- y no se cortan ni un pelo en mirar con desdén, paternalismo, mofa o superioridad a todos cuantos les rodean, que corren graves riesgos de caer en posturas dictatoriales si ellos no les meten en vereda con su particular estilo “didáctico”, su lenguaje “inclusivo” y su manual de progres irreprochables.

De igual forma, su afán por adoctrinar a la población desde la infancia, que es la base de todo fascismo, es enfermiza, pero por alguna extraña razón jamás se dan por aludidos cuando alguien les reprocha esa actitud. Alegan que dichas críticas proceden de la “ultraderecha” más reaccionaria, sin legitimidad moral ni para abrir la boca, y se acabó la discusión.

Esa neura adoctrinadora ha llegado ya a extremos verdaderamente ridículos en Santiago, donde el alcalde y su concejala de Deporte e Mocidade, Noa Morales, se acaban de sacar de la manga la creación, con los impuestos que aportamos todos los ciudadanos, de un sonrojante tingladillo que tendrá por misión controlar a los medios de comunicación que no comulgan con su particular y peculiar visión de la realidad. Todo ello con el objetivo de aleccionar a dichas empresas y lograr, a través de la presión ejercida por grupos supuestamente vinculados a la universidad, que entren en el redil de la plasta izquierda de postureo, insobornable e intachable… hasta que un casoplón con piscinorri se les cruza por el camino.

El trabajo que contó con el aplauso del grupo de gobierno municipal, y que se materializará gracias a la parvada esa de los presupuestos participativos, parte de un planteamiento tan radical, sectario y falso que produce hilaridad, pero da igual, porque sus autores carecen de vergüenza alguna. Dice textualmente así: “Os medios de comunicación, a través dos seus contidos, estigmatizan, marxinan e criminalizan a individuos e colectivos da cidade e do rural (mulleres, migrantes, persoas con diversidade funcional, mozos/as…), sen ter en conta moitas veces os seus dereitos, instalando prexuízos nas comunidades e graves diferencias nas relacións e na convivencia que se desenvolven na cidade”. A lo que añade que “a mocidade compostelá, un dos grupos vulnerables, convértese nesta experiencia nun axente fundamental que, dende a comprensión da vulnerabilidade doutros colectivos da cidade e do rural, articula un diálogo participativo xunto con eles, partindo da lectura crítica dos contidos mediáticos. O propósito é activar novas interpretacións que equilibren as realidades que constrúen os medios…”

O sea, que las empresas periodísticas -todas ellas, según los lumbreras que redactaron semejante bazofia- no respetan ni a las personas individuales ni a las distintas asociaciones que funcionan en Compostela, ni siquiera a quienes viven alejados del núcleo urbano, por lo que se hace necesario la intervención de los superdotados, justos y equilibrados ideólogos afines a Compostela Aberta para corregir tan preocupante situación.

¿En qué se basan los nuevos guardianes de la justicia social y la ética periodística para asegurar tales imbecilidades de una forma tan tajante? En nada. Lo dicen ellos, que sí respetan a todo el mundo, y se acabó la historia. Para eso son de izquierdas, neoprogres y yupiguays.

Pero el asunto no queda ahí, porque los mareantes censores mantenidos con nuestros impuestos afirman también que es necesario ejercer un “control social” sobre los medios para “evitar la violación de los derechos de los grupos de la ciudad”. Si semejante paparrochada la llega a decir cualquier otro partido político, sobre todo de centro o derecha, aquí se hubiese montado, con razón, la de dios es cristo, pero los podemitas utilizan el dinero público para crear organismos fascistoides y aquí no pasa nada. Ni siquiera los líderes de la oposición, que parecen estar más apampanados que la marmota Phil durante el largo invierno, han salido a la palestra para poner a parir semejante engendro y denunciar la vuelta a los peores años de la censura periodística.

Lo que no explican los guardianes del pensamiento único podemita es cómo piensan ejercer ese “control social” sobre los medios. ¿Movilizarán a la mocidade oprimida para acosar a los profesionales de la comunicación del sector reaccionario? ¿Sacarán a la calle a las asociaciones estigmatizadas y criminalizadas por los periodistas malotes con el fin de denunciar sus excesos? Solo ellos lo saben, pero mientras perfilan su método de acción bien podrían ir desarrollando nuevas ideas basadas en la misma línea. Instaurar, por ejemplo, la censura previa mediante la creación de comités de mozos e mozas progresistas que den el visto bueno, como ocurrió en España hasta 1966, a las informaciones antes de ser publicadas o retransmitidas. Así se evitarán tener que realizar el “control social” posterior al que aluden en su documento.

De nada, chavalotes. Es un placer ayudar a almas tan demócratas, limpias y nobles como las vuestras.

Fonte: https://www.elcorreogallego.es/opinion/firmas/ecg/demetrio-pelaez-progres-impulsan-censura/idEdicion-2018-11-11/idNoticia-1147602/

 

NÓS TELEVISIÓN: “Os medios convencionais invisibilizan a realidade dos grupos máis vulnerábeis”

Primeiros datos do proxecto “Círculos de Lectura. Unha Crítica social dos medios de Comunicación” que xa recibiu críticas por parte da prensa máis reaccionaria.

 

A partir dun proxecto de investigación no seo da USC e grazas ás achegas da Unión Europea e do Concello de Santiago a través dos Orzamentos Participativos, púxose en marcha hai pouco un observatorio de comunicación cidadá que, a partires da creación de círculos de lectura, analiza os contidos dos medios de comunicación en relación a certas temáticas sensibles. Nel repásanse os contidos relacionados coas mulleres, migrantes, persoas con diversidade funcional ou mozos e mozas.

Constatan o mantemento da publicidade sexista e a continuidade de anuncios de prostitución na prensa galega

Aínda que levan poucos días de traballo, desde o colectivo xa atoparon elementos significativos no tratamento informativo destes temas. “Existe unha linguaxe sexista e non inclusiva e continúan, por exemplo, os anuncios de prostitución”, explica Luís Ogando, un dos seus promotores. “Cando se fala da mocidade universitaria sempre é en negativo con novas como o botellón, poucas veces para salientar aspectos positivos”.

https://player.vimeo.com/video/299194481?app_id=122963

Un panorama mediático “viciado”

O primeiro día da presentación deste proxecto universitario xa recibiu as críticas de El Correo Gallego ou de OkDiario acusándoos de querer “controlar os medios”. Ogando pensa que o panorama de medios de comunicación en Galicia “está viciado polas axudas que reciben e entrar en dinámicas de poder que son perigosas”. Por outro lado observa que os medios tradicionais “non se abren á sociedade” e por este motivo “perden audiencia que gañan outros medios novos”.

https://player.vimeo.com/video/299194962?app_id=122963

Fonte: https://nostelevision.gal/os-medios-convencionais-invisibilizan-a-realidade-dos-grupos-mais-vulnerabeis/ 

EL CORREO GALLEGO: Medios nacionales se hacen eco del adoctrinamiento de CA

Como ya publicó EL CORREO, Raxoi puso en marcha una iniciativa para controlar y vigilar a los medios de comunicación

 

Medios de comunicación de ámbito nacional se hicieron eco ayer de la noticia publicada ya por EL CORREO GALLEGO sobre la iniciativa puesta en marcha por el gobierno de Compostela Aberta para controlar y vigilar a la prensa.

Esta propuesta, que según el grupo de Compostela Aberta surgió a través de los presupuestos participativos, da por hecho que los medios de comunicación, a través de sus contenidos, “estigmatizan, marxinan e criminalizan a individuos e colectivos da cidade e do rural (muller, migrantes, persoas con diversidade funcional, mozos…), sen ter en conta moitas veces os seus dereitos, instalando prexuizos nas comunidades e graves diferencias nas relacións e na convivencia que se desenvolven na cidade”. Es precisamente bajo esta premisa, que no es más que un dardo envenenado hacia los medios tradicionales y hacia los profesionales de la comunicación, cuando surge la idea de crear un observatorio municipal. Este organismo tendría el objetivo, según explicó la edil Noa Morales en la rueda de prensa en la que presentó la idea, de “exercer un control social sobre os medios, unha vixianza para evitar a vulneración dos dereitos dos colectivos da cidade”.

La idea de la que ahora se hacen eco medios nacionales como OK Diario fue bautizada como Círculos de Lectura y, tal y como se puede leer en la información del diario dirigido por Eduardo Inda, “se llevó a cabo por una estudiante universitaria venezolana y fue aprobada por el consistorio compostelano”. La información añade también que el Ayuntamiento le ha encargado la puesta en marcha a un grupo de trabajo de la Universidade de Santiago de Compostela llamado Ciudadanía y Comunicación, a cuyo frente están varios profesores y que el coste de la iniciativa “supondrá a las arcas del Ayuntamiento compostelano 14.390 euros”. Estos casi 15.000 euros se utilizarán, tal y como continúa el texto, en la creación de una página web para plasmar los resultados de la actividad -1.500 euros-, talleres preparatorios, reuniones, talleres de resultados y obradoiros -8.360 euros-; materiales de papelería -530 euros-; gestión de contenidos y posicionamiento de la web en las redes sociales -1.500 euros- y grabación para el web-blog, con un montante de 2.500 euros. La noticia también contó con una gran repercusión en las redes sociales. Durante la jornada de ayer muchos internautas apuntaban desde la red social Twitter que la idea rozaba la censura y que era más propia de un alcalde marxista. Incluso llegaron a señalar que tras la creación de esta iniciativa está “una policía marxista” que tiene como objetivo “marcar a los periodistas y medios de comunicación que no sean de su palo”.

Tal y como ya había adelantado este diario, los promotores de esta propuesta, y quien según parece serán quienes decidan si la información elaborada por profesionales de la comunicación es válida o no, son Jacobo Pérez y Luis Ogando. Este último se define a sí mismo en las redes sociales como “zurdo en más de un sentido”.

 

Fonte: https://okdiario.com/espana/2018/11/05/gobierno-podemita-santiago-crea-oficina-publica-vigilar-medios-comunicacion-3304049

OK DIARIO: El gobierno podemita de Santiago crea una oficina pública para vigilar a los medios de comunicación

El ayuntamiento de Santiago de Compostela, liderado por la composición podemita de Compostela Aberta, ha creado un proyecto para ejercer un “control social” sobre los medios de comunicación.

La iniciativa surge a partir de los ‘Presupuestos Participativos de 2017’ donde los ciudadanos podían proponer ideas para posteriormente desarrollarse con dinero público. El plan, titulado ‘Círculos de lectura’, se llevó a cabo por una estudiante universitaria venezolana y fue aprobado por el consistorio compostelano.

El ayuntamiento le ha encargado la puesta en marcha a un grupo de trabajo de la Universidad de Santiago llamado “Ciudadanía y Comunicación”, a cuyo frente están varios profesores. El coste de la iniciativa supondrá a las arcas del ayuntamiento 14.390 euros.

El gobierno podemita de Santiago crea una oficina pública para vigilar a los medios de comunicación

“Los medios, a través de sus contenidos, estigmatizan, marginan y criminalizan a individuos y grupos de la ciudad y zonas rurales”, asegura el documento aportado por la estudiante que propuso la idea. Asimismo se afirma que “la pretensión de establecer ‘círculos de lectura crítica’, a la vez que fluida y permanente, es ejercer un “control social” sobre los medios y una vigilancia para evitar la violación de los derechos de los grupos de la ciudad”.

La idea es crear un grupo de jóvenes que compongan estos “círculos” y en los que se realice una vigilancia ciudadana de lo que ellos consideran “medios inapropiados y no ajustados a la realidad”. Las agrupaciones, que serían en un principio cinco, estarán formadas por entre tres y seis estudiantes que organizarán grabaciones de vídeo-blog y se desarrollará una web que se convierta en el núcleo de los mismos.

Podemos y los medios

El partido morado muestra un especial interés por los medios de comunicación y su manejo.

En el año 2014, Pablo Iglesias declaró en una entrevista que la exigencia de “medios de comunicación privados ataca la libertad de expresión. Otro de los ejemplos protagonizados por el líder de Podemos se encuentra en el libro ‘Conversaciones con Pablo Iglesias’ en el que asegura que “los medios de comunicación, por lo menos una parte, tienen que tener mecanismos de control público”.

El secretario de organización, Pablo Echenique es también adepto a este tipo de mensajes. En sus redes sociales es habitual encontrar mensajes dirigidos a la censura de los medios de comunicación que él no considera adecuados.

Además, a la entrada al poder del gobierno socialista, el partido morado exigió que los medios públicos fueran gestionados por Podemos y el control de los cargos clave en la principal agencia de noticias de España: la Agencia EFE.

 

Fonte: https://okdiario.com/espana/2018/11/05/gobierno-podemita-santiago-crea-oficina-publica-vigilar-medios-comunicacion-3304049

El Correo Gallego: CA busca adoctrinar a los medios para corregir sus ‘abusos’

“Os medios de comunicación, a través dos seus contidos, estigmatizan, marxinan e criminalizan a individuos e colectivos da cidade e do rural (muller, migrantes, persoas con diversidade funcional, mozos…), sen ter en conta moitas veces os seus dereitos, instalando prexuizos nas comunidades e graves diferencias nas relacións e na convivencia que se desenvolven na cidade”. Apoyándose en esta atrevida afirmación, un dardo envenenado contra los medios tradicionales y el trabajo de los profesionales de la comunicación, el gobierno local de Compostela Aberta acaba de anunciar la creación de un observatorio municipal que tiene como objetivo “exercer un control social sobre os medios, unha vixianza para evitar a vulneración dos dereitos dos colectivos da cidade”.

Esta iniciativa, que ayer presentó la concejala de Mocidade, Noa Morales y que bautizaron como Círculos de lectura, busca “activar novas interpretacións que equilibren as realidades que constrúen os medios, creando axendas e accións que procuren estratexias de acceso aos medios, réplica, negociación e creación de relatos, prácticas de comunicación e/ou medios colectivos e propios máis xustos”. Es decir, Compostela Aberta quiere crear una plataforma, orientada principalmente a los jóvenes, que haga frente a las informaciones que sus propios integrantes consideren improcedentes.

Pero, ¿con qué autoridad moral?, ¿cuál es el criterio? El gobierno local puso al frente del proyecto, que al parecer es una propuesta de los Orzamentos Participativos del año pasado, a dos de sus supuestos promotores: Jacobo Pérez y Luis Ogando, quien se autodefine como “zurdo en más de un sentido”. ¿Serán quienes decidan si una información elaborada por profesionales de la comunicación estigmatiza o criminaliza a un colectivo de la ciudad?

Sobre el papel, la plataforma funcionará “a partires da creación de círculos de lectura, que atenden a diferentes temáticas ao redor de sectores afectados polas estratexias e normas de mediatización hexemónica dos medios de comunicación de masas. Prodúcense así, debates dentro dos propios círculos respecto de contidos dos medios e das experiencias comúns, nun proceso de aprendizaxe e servizo”.

Con esto, los participantes en el proyecto, enfocado principalmente a los jóvenes, como afirmó la concejala, buscarán “estratexias de acceso aos medios, de oposición e de negociación, a través de propostas de acción e actividades que fagan emerxer lecturas máis equilibradas e xustas”.

“En cada un dos círculos xerminará unha acción comunicativa, que busque combater os problemas detectados en cada un dos ámbitos temáticos”, señala el Concello, que añade que “dita acción será prantexada de forma conxunta polas persoas que participan nos círculos e o estudantado. Finalmente, levarase a cabo un acto no que se presentará o traballo realizado e se porán en común as reflexións que surxiron no seno dos diferentes círculos”.

De ejecutar el proyecto se encargará el grupo Cidadanía e Comunicación de la Universidad de Santiago.

https://www.elcorreogallego.es/santiago/ecg/ca-busca-adoctrinar-medios-corregir-sus-abusos/idEdicion-2018-10-26/idNoticia-1144631/

Presentación do proxecto Círculos de lectura

Hoxe, 25 de outubro, tivo lugar, no Pazo de Raxoi, a presentación ante os medios e a cidadanía composteláns do proxecto Círculos de lectura. Unha crítica social dos medios de comunicación. No acto interviron a concelleira de Mocidade de Santiago, Noa Morales e dous representantes do proxecto, Luis Ogando e Jacobo Pérez, os mesmos explicaron o funcionamento dos círculos así como a variedade de temas que se van abordar ao longo do seu funcionamento.